MiEspacioSecreto, comunidad de fantasía y erotismo

25 feb. 2010

EN LA WEBCAM CON MIS CLICKS





Quedamos en la Webcam, por la noche. Yo estoy desnuda, en la silla, frente al ordenador. Llevo una peluca negra, de plumas. Abro una especie de jaula del tamaño de una caja de zapatos, y me quedo inmóvil. Salen de ella dos hombrecillos pequeños, como clicks, que trepan por mis manos, brazos, hombros y cuelgan una goma de mis dos orejas. Cada uno de ellos se descuelga por una, y comienzan a acariciar mis pechos, con sus dedos diminutos. El placer es delicado, muy distinto. Me dejo ir y se me cierran los ojos, pero vuelvo a abrirlos, porque quiero observar tus reacciones.

Luego van bajando, por mi estómago y más allá, pero tú no puedes ver nada, porque están debajo de la mesa, sólo mis reacciones a sus minicaricias. Ves cómo se abre mi boca, y empiezo a emitir pequeños gemidos de placer, que también te arrastran, tu mirada se hace oscura, tu cara se vuelve impenetrable, y sé que es entonces cuándo más excitado estás. Sólo yo sé leer esa expresión.

Salen entonces dos mujercillas de la caja, frente a la Webcam. Sus pequeños hombrecillos, sus machos ardientes de deseo por esos cuerpos de féminas diminutas las oyen: los están requiriendo, ellas también exigen su cuota de placer.

No se lo piensan ni un segundo y me abandonan. Corren raudos a darles satisfacción, ellas también se han excitado con sus maniobras. Se quitan la ropa, cada una de ellas frente a uno de mis hombres-muñeco, perversas, depravadas, primero sus vestiditos, luego unos sujetadores y bragas encantadores, se acarician a sí mismas para excitarlos más, miran de reojo lo que hace la otra, hay una cierta rivalidad, quién sabe qué oscuras historias habrán vivido en el interior de la jaula…

Tú estás fascinado, observas cómo se acoplan, cómo evolucionan, sin pudor, sin conciencia, frente a la cámara.

Busco tu mirada y no la encuentro. Tú también te has olvidado de mí. Otra vez me quedo por el camino.

6 comentarios: