MiEspacioSecreto, comunidad de fantasía y erotismo

27 ago. 2010

HOY ME SIENTO BI-EN





Foto de Srta. Lunares (flickr, loving strangers)







Nos habíamos conocido en una fiesta fetish. Con la excusa de las fotos, nos habíamos dado un beso. Con él no había hablado nada, más allá de las presentaciones. Atractivo. De ella me llamaron la atención su belleza, sus largas piernas, su corpiño atrevidísimo, para mí el más provocador, su descaro y su elegancia. Cuando me contactó, me alegré de que se acordara de mí.
Me presenté siguiendo las instrucciones de él. Depilada y sin ropa interior. El cocinaba, ella y yo charlábamos sentadas en un sofá. Con las piernas abiertas ambas, siguiendo las instrucciones; la velada prometía.
Entre el primer plato (un cóctel de gambas revisitado) y el segundo, unos magníficos pimientos rellenos de merluza, él me ató a las patas de la silla, por los tobillos, y ella aprovechó mi complacencia metiéndome una bola vibradora por la vagina. Para abrir boca, como quién dice. Ellos se pasaban el mando, jugando con las distintas velocidades y vibraciones. Yo comía, e intentaba seguir la conversación. De cintura para abajo, había comenzado a arder.
De postre, él nos preguntó si queríamos helado, advirtiéndonos que no era de bola, sino de palo. Dijimos que sí, mirándonos la una a la otra con una sonrisa pícara. El le ordenó a ella que me lo diera. Así lo hizo, con delicadeza. Al poco lo compartíamos, besándonos, pasándonos trozos de chocolate crujiente. Mientras, la bola iba cambiando de ritmo dentro de mí, y yo me relajaba cada vez más. el juguete de aquella pareja, aquella noche, era yo.
Me liberaron entre los dos. Fuera cuerdas y bola. Se entendían bien, con una mirada cómplice entre ellos acordaban lo que harían después. Me pidieron que me tumbara sobre una alfombra, con un cojín bajo la cabeza. El ató entonces mis dos brazos a las piernas. Me desnudaron del todo. Nos besamos los tres, era divertido pasar de una boca a otra.
Mientras él me susurraba al oído, haciéndome confesarle mis deseos ocultos y fantasías, ella empezó a ocuparse de mi entrepierna, estaba a merced de aquellos dos, y me estaba excitando mucho. Ella sacó una especie de micrófono, su juguete favorito y al poco era tal su destreza, que le supliqué que parara, porque iba a estallar ya. El, ejerciendo de amo, me lo negó, era pronto.
Entonces llegó un momento que yo había imaginado más de una vez y temido al mismo tiempo, él me preguntó si deseaba probarla a ella, comérmela también, para devolverle el favor y yo accedí. Ella le miró y le dijo que quizá era demasiado pronto, pero no, no lo era. Se acercó a mí, y se ofreció a mi boca: a la vista era como un hermoso lirio, de color coral. Al tacto, sedoso, y se ofrecía de aquella manera, tan confiada. Al gusto resultó delicioso. Y ella es tan dulce y generosa…
El decidió que era su turno de ser saboreado. De pie, nos ofreció su sexo, nosotras, arrodilladas ante él, nos turnábamos en la degustación de su pene, como antes con el helado, golosas, traviesas.
_ Haced realidad la fantasía de cualquier hombre, dijo.
Yo la observaba a ella, fascinada. Su postura era muy hermosa, su mirada tan sumisa… se entregaba a él con devoción, y a veces me dejaba a mí sola, Aquél pene, de tamaño suficiente para poder ser compartido por ambas, era una invitación para hacer la mamada perfecta, conjunta. Me gustaba mirarlos, participar del placer que se daban el uno al otro, entregarme a los dos…todo era fácil, encajaba en su propia lógica.
El resto de la noche transcurrió entre caricias, juegos perversos y conversaciones relajadas. Seguimos comiéndonos mucho, los tres. Saboreándonos. Follándonos. Los límites de los cuerpos se me borran un poco en el recuerdo. Sí quedan la memoria de las sensaciones intensas, más fulgurantes a cada orgasmo, el cuerpo más abierto, la mente más y más caliente.
Espero que haya más.

Una cena perfecta. Un postre delicioso.

2 comentarios:

  1. mmmmmmmmmm ji ji vaya fiestecilla privada.....
    me encanta como lo cuentas

    como te cuidaron eh!!!

    besos niña traviesa

    ResponderEliminar
  2. Te siente bien estar bi-en. No dejes de brillar.

    Mil besos.

    endy.

    Y gracias por los postres.;)

    ResponderEliminar