MiEspacioSecreto, comunidad de fantasía y erotismo

17 sept. 2010

FANTASÍAS, SORPRESAS, REGALOS


En este momento me encuentro en un probador de un Centro Comercial de la zona Noroeste, arrodilllada sobre la moqueta, a sus pies, y mi lengua recorre una de sus largas piernas, desde poco más abajo de las rodillas, dónde he mordido su bota, de ante, hasta el borde de la ingle derecha. Recomienzo la operación, con la otra pierna, y al llegar a la otra ingle paro, miro y espero.
Hace tan sólo diez minutos estábamos sentadas en una cafetería, como dos m.i.l.f. cualesquiera de por aquí. Pero yo andaba con ganas. Me fui al baño, me quité las bragas, me coloqué a la vuelta frente a ella, y comencé a abrir y cerrar las piernas, lentamente, mirándola a los ojos, zorreando. A estas alturas sobran las palabras, vamos conociendo las señales la una de la otra.
Me ha seguido el juego, me encanta cuando hace click, de un momento al siguiente su cara cambia, su sonrisa se encanalla, y pasa de hada a puta.
_ "Quiero saborearte, nena, vamos", le digo, mientras me levanto. Me sigue.
Entramos en la tienda, vamos directamente a la zona de lencería, y cojo al azar un par de sujetadores.
Ella me hace esperar. Toquetea prendas, se demora. Escoge un camisón. transparente, cortito.
Me impaciento.
Se viste para mí una vez dentro. Cuchicheamos. Está muy guapa. Se lo digo.
- "No me toques con las manos. Sólo con la lengua", me dice. Otro jueguito, cómo le gustan.
Y aquí estoy. Ella es muy hermosa, y se da a mí con complacencia.
Mordisqueo sus muslos ahora, sin dejar de mirarla. Disfruto mucho de este momento, justo antes de que todo se empiece a desbocar, cuando por fin sé que el deseo se hará placer.
E introduzco despacio mi lengua, tiesa, en su entrepierna. Juego con su clítoris. Lo hago con ritmo desde el principio.
Ella ha agarrado mi pelo con las dos manos, está muy caliente. Me da miedo que gima fuerte, pero de alguna manera se contiene.
Me excita aún más entonces, todo, la situación, ella frente al espejo, yo comiéndole el coño, y meto mi lengua en su vagina, hasta bien adentro, una y otra vez.
Estoy muy perra, oímos a gente en el probador de al lado.
Abre más las piernas, la tomo entera, más profundo, más adentro, y entonces se corre entre espasmos, tan fuertes que se tiene que apoyar en la pared.
Me mira entonces, y me dice que es mi turno.
-"Tócate para mí!
No necesito mucho para empezar, estoy que echo humo. Aprovechando el espejo, me quito toda la ropa y me contoneo. Me escupo en la mano y la paso por mis pechos, y tiro de mis pezones.
Me relamo, y me acaricio abriendo bien los labios. Me meto dos dedos dentro, uno después de otro. Quiero tres, dice, y obedezco.
Me gusta ser tu zorra, digo entre susurros, y me dejo ir. Me miro en el espejo, la miro a ella, que sonríe y me vuelvo loca. Culeo. Tengo un orgasmo muy fuerte, silencioso, entre jadeos que intento ahogar.
Nos vestimos finalmente y salimos. Nos compramos un sujetador y el camisón, para rememorar el momento.

8 comentarios:

  1. Menos mal que al final compráis algo porque si no, es para mataros. Dios las cría y el viento del noroeste las amontona.

    ResponderEliminar
  2. jaja, encima de que propongo una nueva manera de matar la tarde, en los consabidos Centros Comerciales, tan post-modernos, ellos...

    ResponderEliminar
  3. Me imagino la cara de la chica que entró después de vosotras, oliendo a sexo fortuito...

    genial! besos.

    ResponderEliminar
  4. Esto sí que es incitar al consumo y no el plan renove jajajaa
    Los has contado fenomenal, estoy perraca perdía mmmmm
    Besitos

    ResponderEliminar
  5. Bonjour Demonella
    C’est avec plaisir que je vous confie cette illustration (Latex).
    Amitiés Denis

    ResponderEliminar
  6. Así que érais vosotras???? yo fui la que entré justo después y me moría de envidia!!!
    Un besote y mis caricias

    ResponderEliminar
  7. Hermosas!! Dos hadas jugando a ser diosas...

    mi beso

    ResponderEliminar
  8. Y yo el que estaba en el probador de al lado.
    Menos mal que los paneles separadores laterales no eran demasiado altos ..........

    ResponderEliminar