MiEspacioSecreto, comunidad de fantasía y erotismo

5 feb. 2011

SENTENCIA DE CONFORMIDAD


Barcos de papel
Maravillosa foto de la Srta. Lunares, quién de nuevo me deja asomarme a su página de Flickr
y usar una de sus creaciones más oníricas para ilustrar mi texto.



No es al hombre al que lloro, puesto que al hombre conservo.
Sí despido ese sueño de liviandad en el espejo,
De cambio de identidad, de reinvención y frescura.
Odio mi esforzada contingencia, con la que me he quedado, mirándome burlona, con todas sus arrugas, sus colgajos.
¿Ya de vuelta por aquí? Me ha dicho mientras salía de de sus ojos amables, despidiéndose en la puerta.
Flotaba y extendía sobre mí sus brazos grises, huesudos,
No me dejes con ella…Tengo miedo.
Pasa, pasa, que estaremos muy bien juntas, ha dicho, tirando de mí hacia adentro, agarrando a mi niña con sus garras razonables.
¿De qué me sirve tener alas si yo nunca voy a saber volar?
Yo y mis escalones. Yo y mis construcciones. Yo y mis tropezones. Yo y mis ilusiones.
Esta aceptación sabe a tierra y esta luminosidad es implacable. Este mediodía es frío y cruel.
No sé cuántas veces se puede morir bajo el sol de hielo.

Imputato, alzatevi.

9 comentarios:

  1. Demonella, tus escritos tienen mucho ritmo y un estilo muy particular, muy tuyo. Creo que no es algo fácil de conseguir, se tiene o no se tiene, de nada sirven las técnicas aprendidas.
    Mis respetos y cariño.
    Humberto.

    ResponderEliminar
  2. Al leer tu inspirado texto he tenido la impresión de que te has dejado llevar de ti misma, algo así como dar permiso a tu alma para que sea ella la que nos cuente.

    Casi todo el mensaje está sumergido entre las palabras, quizá porque solo deseas que conozcamos una pequeña parte de tu dolor, sí queremos conocer algo más nos obligas a intentar conocerte, intentar comprenderte entre tus bellas frases.

    Pero a la vez siento también que nos pides un abrazo, que acariciemos un poquito tu alma, temes al frío de la realidad o a dejar de sentir, por eso nos preguntas que cuantas veces se puede morir bajo un sol de hielo.

    Has reflejado bellos instantes, tristes pero suaves y acariciantes, me gusta tu estilo, me gusta mucho Demonella.

    ResponderEliminar
  3. es inquietante,dejas una mezcla entre lo tétrico y lo dulce.
    otra manera de verte a ti misma,
    me ha gustado mucho.
    un beso!

    ResponderEliminar
  4. Muy bueno. Me gusta la aliteración de las "garras razonables". Un beso, my queen.

    ResponderEliminar
  5. Interesante blog, honesto y libre me gusto mucho, te felicito.

    suerte...

    te saludo desde

    http://desdoblamientointelectual.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  6. Un texto algo encriptado ¿no? Con metáforas muy personales quizá porque quieres y no quieres que se entienda, o no sé por qué…

    Esta aceptación sabe a tierra y esta luminosidad es implacable. -> La aceptación de lo que eres, al fin, por fin.

    Este mediodía es frío y cruel. -> Como si hubieras llegado algo sola a esa aceptación, y también quizá a ese mediodía (crisis de los cuarenta?) o porque esa aceptación (de lo que sea) es dolorosa.

    No sé cuántas veces se puede morir bajo el sol de hielo.-> Otra vez el frío macizo, que cae a escoplo como el sol, de quizá la soledad, a mí es lo que me insinúa el frío.


    Bueno eso es lo que me sugiere a mí tu texto. Un dolor, una soledad, una aceptación de algo inexorable: el paso del tiempo, una enfermedad o quizá la muerte, contado con cierta tristeza y ternura.

    Me ha gustado mucho.

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Mil gracias por vuestros comentarios, son inmerecidos. Niña, lo escribí como me salió de dentro, y como casi siempre, del tirón. Pero sí, lo hice en un momento de soledad fría y algo dura, y de aceptación de algunas de esas cosas que nombras. En cualquier caso, fue hace una semanita ya y tengo cuerpo de primavera. Nos caemos, nos levantamos, nos caemos...

    ResponderEliminar
  8. Gran texto!!!!!
    El estilo literario es muy bueno y el texto es muy inspirado.

    Excelente!

    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  9. Demonella de repente, en tu exquisita y cuidada prosa, me llega un dejo de tristeza. Un halo frío oculta en el beso que besa la noche....

    Te dejo mi beso, pero tambien mi abrazo, para el frío en días como hoy...

    ResponderEliminar