MiEspacioSecreto, comunidad de fantasía y erotismo

31 may. 2010

De divorcios, de pasiones y de hombres.

Extracto de una carta enviada a una amiga, no por lejana, menos querida:

Llevo seis meses divorciada, en una experiencia emocional única y una vida que cambia de color de forma muy caprichosa.

¿El motivo? Había muchos, y no uno: la relación de veinte años se gastó, no hacíamos nada juntos, el aburrimiento mutuo, la irritación continua de P., escondido tras el cansancio que le producía su trabajo, mi crisis de los cuarenta y tantos, con un deseo salvaje de vivir, de avanzar, de que ésto no lo sea todo, un sexo de mierda... También los había para seguir juntos: El es un hombre de respeto, y mal que bien, había bastante más que una mera confortabilidad de vivir juntos, en un entorno ideal, rodeados de bienes materiales. Fue una decisión que me resultó increíblemente fácil, demasiado fácil incluso. Llevaba años fantaseando con el divorcio.

Algo, mi mujer salvaje, estalló: empecé a chatear con tíos, luego me pilló, luego la cosa avanzó hacia la separación, tuve una aventura apasionada, que ya te contaré en otra ocasión, porque da para un libro, me puse a escribir relatos eróticos, me hice fotos, me hicieron... y llegó el día en el que él se fue.
Y vino el estrés, el miedo al futuro, la cuenta en números rojos, el despertar, la travesía del desierto, el abrir los ojos, pero no querer mirar, el volver a mirar, el quedarme, el comprobar que la pasión no era sino un reflejo...

Y respiré, y pasé un fin de semana alterno tras otro, primero entre sexos y llantos, luego conmigo misma y con mi perra. Sola, sola, sola.

Son sólo cuatro letras, pero encierran mucho en ellas. Ahora me gusta decirlas.

Y soy más de verdad, y la vida es un reto continuo: el viernes, fui al dentista sola. Prueba superada. El sábado, desbrocé todo mi jardín, sola, con unas tijeras de podar: Prueba superada, además fue muy terapeútico. El domingo, hice mi primera barbacoa: prueba de fuego superada.

Y así voy, no supero todas las pruebas, pero tengo una excelente terapeuta, que me fustiga, me consuela, me endereza, y me ayuda, en definitiva a no andar por ahí victimeando...

Por no hablar de los amigos, de P. y M.l, que me han sostenido cuando andaba tirada por los suelos. Y de algunos pocos más.

En fin, que estoy, si no feliz, sí mejor, y he vuelto a aprender mucho, sobre los sueños, sobre cuando se pueden y se deben tener, sobre la intuición de las mujeres, y sobre cuándo es hora de quedarse y cuándo de irse.

3 comentarios:

  1. Me quedo con dos frases:
    "(...)había bastante más que una mera confortabilidad de vivir juntos, en un entorno ideal, rodeados de bienes materiales."
    "Y soy más de verdad"
    Me alegro de haberte conocido en el proceso, y de haber podido compartir conmigo mi experiencia, parecida en algunas cosas y tan diferente en otras.
    Y estoy seguro que serás feliz. Feliz de una manera mejor de lo que nunca lo fuiste.
    Enhorabuena :)

    ResponderEliminar
  2. Bueno, es que también ha habido un baile de espejos, y si una se fija un poco, aprende... :)

    ResponderEliminar
  3. joder, qué miedo me da tener que enfrentarme a todo eso, busco ánimos en todas las células de mi ser y camino.

    Recuerdo que cuando nos conocimos estabas ahí.

    Me alegra saber que caminas, eres una tía guay

    ResponderEliminar