MiEspacioSecreto, comunidad de fantasía y erotismo

25 ago. 2011

VAMOS A JUGAR A UN JUEGO: CAPÍTULOS I Y II

Marlowe me ha invitado a jugar, y yo, fácil, no me he podido negar ante una propuesta tan sugerente.

Las normas son las siguientes:


- Los protagonistas son Eva y Pablo y están en una cafetería.


- Cinco blogs se encargarán de escribir el 1º capítulo. Cada uno de esos cinco elegirá dos blogs para que escriban su versión del 2º capítulo. A su vez cada uno de los dos blogs, elegirá a otros dos para escribir el 3º, y así sucesivamente hasta tener un total de cinco capítulos.


A mi me toca el 3º capítulo de esta entrega.


Para poder seguir el hilo del relato, me parece importante reproducir aquí el primer capítulo, escrito por elenna, y el segundo, escrito por Marlowe:


Capítulo I: Reencuentro

Eva caminaba nerviosa por la acera, dudando si habría elegido correctamente la ropa para ese encuentro. Su vestido negro de tirantes y las sandalias de tacón rojo le parecieron bien en un primer momento, pero ya no estaba segura de nada, ni tan siquiera de ella. Hacía dos semanas que había vuelto a hablar con El, tras unos días sin mantener contacto, y aún se preguntaba porque les habñia sucedido aquello si tras su primer encuentro todo parecía ir bien.

Había quedado con Pablo en la puerta de una conocida cafetería, y por una vez no estaba siendo impuntual, en ése momento prefería esperarle. Dudaba si entrar o sentarse en una de las mesas de la terraza cuando vio acercarse su coche, que se detuvo delante de ella. Se acercó mirando al suelo y abrió la puerta, al ver que Él no le hizo ningún gesto entró y se sentó, acercándose para darle un beso, pensando cómo la saludaría El.

Se acercaron lentamente, rozando tímidamente sus labios, con un beso que a ella le pareció eterno. Durante el camino, la conversación fue relajada, hasta que Pablo fue subiendo su mano por las piernas de ella, acercándose a su objetivo. En ese momento el miedo a que los coches que venían en dirección contraria pudiesen verla, no le importó.

Pablo la acarició lentamente por encima de sus bragas, impregnándolas de su humedad, metiendo dos dedos dentro y rozando su sexo, cada vez más rápido, escuchando los gemidos de ella, notando como su excitación aumentaba, y paró. Ella apenas se había dado cuenta que habían llegado a su destino. Bajaron del coche, y entraron en el bloque sin apenas dirigirse la palabra.

Nada más entrar Eva en el piso, Pablo cerró la puerta colocándose a su espalda, y cogiéndola del pelo la obligó a girarse hasta quedar frente a El. Pasó su lengua por sus labios, mordiéndolos con furia, apretando su cuerpo al suyo, sintiendo su respiración agitada. Subió su vestido, dejándolo enrrollado en su cintura, y azotó con fuerza su culo.


- ¿Recuerdas como debes sentarte al subir al coche?

A ella se le había olvidado, con los nervios ni siquiera lo había pensado. Estaba tan bloqueada en ese momento que apenas notó que Pablo había levantado de nuevo su mano para azotarla de nuevo.

- Dime, ¿lo recuerdas?

- Si, Señor, lo siento... - dijo casi en un susurro.

- Pues a ver si lo aprendes de una vez y no se te olvida. - dijo azotando varias veces el culo ya enrojecido por los golpes.

Pablo la cogió de nuevo por el pelo, levantandole la cara, haciendo que inclinase su cabeza hacia atrás, obligandola a andar hasta la habitación. Soltó su pelo, y con un gesto de su mano, la hizo apoyar las manos en el colchón...


Capítulo II: Incertidumbre
Y levantó el vestido hasta su espalda, dejando al descubierto sus piernas y un culo hermoso y rotundo, apenas protegido por unas finas bragas.
Antes de salir de casa, había dejado dispuestos sobre la cama los juguetes que pensaba utilizar: látigos, cuerdas, mordaza, velas, vibradores de diferentes tamaños y texturas, paletas, guantes, látex, e incluso una vieja regla de madera por la que sentía un especial predilección. Pero ahora, sin embargo, al contemplar su desnudez inmediata y vulnerable, se le antojó un poco ridícula esa exposición casi quirúrgica y en exceso ordenada. Es posible que Eva se sintiese excitada por el despliegue de medios, o cuando menos por la incertidumbre sobre cuáles de ellos serían utilizados en su cuerpo, aunque también podía producir un efecto adverso si el miedo, en lugar de fuente de placer, se transformaba en desconfianza. Al fin y al cabo, apenas si se conocían. Unos cuantos mensajes, dos conversaciones por teléfono y el primer y único día que se habían visto y jugado en la fiesta a la que asistieron juntos y en la que se había producido una conexión bastante especial. Después, silencio por su parte. Silencio y distancia.
Acarició levemente los muslos de Eva, indeciso aun sobre lo que deseaba o no hacer a continuación. Se dio cuenta de que algo no estaba funcionando bien y de que lo que fallaba era cosa suya. Una sensación de desconexión con el cuerpo que se le entregaba. O más probablemente consigo mismo, porque una parte de su personalidad reclamaba y gozaba con estos encuentros furtivos en los que daba rienda suelta a una carnalidad primitiva y salvaje, pero otra anhelaba una mayor intimidad o, quizás, saber más, desnudar y penetrar en la mente, conocer causas y razones, entender los porqués… Poseer, en definitiva, de una manera más profunda y menos efímera.
Se desplazó inquieto por la habitación, contemplando a Eva desde diferentes ángulos. Ella seguía con la cabeza agachada, seguramente incómoda con el silencio y la ausencia de actividad, pero sin apenas moverse. ¿Qué pasaría por su mente en esos momentos? ¿Por qué estaba allí, en ese preciso momento, rendida ante él? Se fijó en el pequeño y hermoso lunar de su pierna, y deseó besarlo y azotarlo. Confuso, le ordenó que permaneciese en esa posición y se dirigió al salón. Allí, encendió un cigarrillo y miró a su alrededor. Libros, viejas fotografías, objetos adquiridos aquí y allá con el paso de los años… Fue a apagar el cigarrillo, pero la ceniza cayó sobre el cristal de la mesa, esparciendo un tenue residuo gris que Pablo percibió como los últimos restos de algo calcinado.
Permaneció unos segundos inmóvil, con la mente en blanco. Después, una leve sonrisa fue formándose en sus labios. Se acercó a un armario y sacó un viejo uniforme de policía que había comprado hace tiempo en el rastro y que nunca había usado. Se cambió de ropa sin prisas, con un brillo creciente en la mirada. Y regresó a la habitación donde había dejado a Eva. La cogió del pelo con medida violencia, levantó su cabeza y, sin dejar de mirarla a los ojos, le dijo en un susurro:
-Ahora, vas a contármelo todo.

4 comentarios:

  1. Me suena que tu capítulo va a tratar de una abogada del turno de oficio defendiendo a una mujer en un claro caso de abuso policial. Al final a la abogada la Comunidad de Madrid no le paga y se declara en huelga de hambre.

    ResponderEliminar
  2. !Pero que bien suena eso!. Los dos primeros están guay, y yo esperaré impaciente por la continuación de la saga. Aisssss, qué nervios.

    ResponderEliminar
  3. Dantón, contigo no se puede, siempre me vas dos pasos por delante. Amanda, te interesa un Cap. IV? Para mí sería un honor precederte.

    ResponderEliminar
  4. Muy bueno!!!!!

    Es maravilloso ver que cada uno de los autores le va dando un estilo literario diferente (personajes, introducción a las escenas, personajes)...

    Ya estoy con ganas de leer el tercero!

    Saludos!!!!!

    ResponderEliminar