MiEspacioSecreto, comunidad de fantasía y erotismo

17 oct. 2011

LA CARNE, DE MARCO FERRERI


De entre las películas que combinan sexo y comida, destaca para mí la muy italiana, y un tanto oscura a la par que irreal La Carne, de Marco Ferreri.
Un hombre se ve arrastrado en una pasión erótica por el personaje de Francesca Dellera, que se nos presenta como una mujer tan sexual que deviene en animal salvaje, incontrolada e incontrolable en sus impulsos y deseos.
La historia va más allá de los límites habituales, pues el afán de ella se transforma cada vez más en deseo de comer, devorar, tragar a su amado, en un impulso de poseerlo todo.
Y a medida que la cinta avanza, hasta la escena de sexo, spaghetti y carne humana en que finalmente desemboca la cosa, el espectador, por su parte, lo que desea es comer, devorar, tragar a esa mujer, bocado exquisito.
Es imposible no entrar en el juego: todo en ella llama a coger un tenedor y un cuchillo y servirse: el color blanco, casi artificial de su piel, la redondez de sus curvas exageradas, de Maggiorata, la mirada incitante y un tanto perdida, el ofrecimiento continuo al sexo.

Como muestra, un botón, en la escena todo me hace pensar en carne, carne de perdiz, muslos de pollo, pechugas de pularda, y la boca, esa boca que mordería para que manara mermelada de arándanos de ella, para acompañar el asado... ñam.

2 comentarios:

  1. Ofecer la carne es ofrecer la piel: comer y besar es lo mismo. Amar es devorar. Devorar es digerir el tiempo en el que una piel fue nuestra.

    mi beso.

    ResponderEliminar
  2. Wow! Tu post me parece tan interesante como la peli. Que lo sepas. Un gusto compartir cine ;)

    ResponderEliminar