MiEspacioSecreto, comunidad de fantasía y erotismo

23 feb. 2012

HOUSE MOLA MÁS EN LA TELE QUE NEGOCIANDO LÍMITES



Enlazo dos posts de La Mosca Cojonera, La Verdad sobre los Malos Tratos en el BDSM, porque me parece un tema de mucho interés.
Leí el primer post, y pensé: "pues vaya esta tía, como se arrima a tíos tóxicos, TODO el rato.
Pero leí después el segundo, y ya no me pareció tan alejado de mi experiencia: Habla de situaciones de aceptación tácita de una serie de "principios, juicios bedesemeros" que en realidad encierran lo peor de lo peor de la sexualidad machista y mal entendida:

1.- Los sociópatas son cool: No sé de dónde sale la idea, no sé si hemos visto muchas películas en las que el malo es más inteligente, más deliciosamente retorcido que todos los buenos juntos, pero el caso es que funciona; asociamos rudeza, egoísmo latente, falta de tacto, con virilidad, feromonas y un sexo de espectáculo circense. La verdad es que sólo quién se entrega gana, y ahí radica el placer. Y que para que una relación de cualquier tipo funcione, lo que hace falta es cariño, paciencia, inteligencia emocional y ponerse en el lugar del otro. Y en el deseo todavía más si cabe. Un egoísta no sabe dar, ni darse. No sabe tomar, ni apreciar.

2.- La buena sumisa es la obediente: He oído tantas veces esa máxima, que he acabado por creerme que no soy sumisa. Porque yo no soy obediente. Yo negocio, desde mi absoluta libertad, todos y cada uno de los límites físicos y psicológicos. Y como no todo se puede prever de antemano, sigo negociando, si hace falta, durante la sesión: ergo, soy una buena sumisa, consciente de los riesgos compartidos. Y sí, me arrastro por el suelo, y acepto que me pisen la cabeza, y que me escupan, y que me ordenen muchas cosas. Y me encanta.

3.- La buena sumisa ha de superar sus límites, o "prueba ésto que seguro que te va a gustar" (porque, supuestamente, yo sé mejor que tú lo que te conviene, y ATENCIÓN, que ésta es buena, los límites son muy variables. Yo no tengo por qué superar nada, ni llegar a ninguna meta, yo estoy aquí para disfrutar y para explorar con placer mi sexualidad, y para jugar con alguien que me gusta. Los límites físicos varían bastante, es cierto, si hablamos de umbrales de dolor. Para los psicológicos hace falta tiempo, y sobre todo, confianza. Yc uando he deseado ir más allá en alguna técnica, o probar algo nuevo, ha sido porque a mí me ha apetecido. Puedo hacer algo pequeño por mi dominante, pero no va a funcionar a medio ni a largo plazo si a mí no me da placer.

Podría seguir, poner ejemplos. Pero no creo que haga falta. Yo ya he hecho mi examen de conciencia tras leer los posts.

4 comentarios:

  1. Genial reflexión, me siento tan identificada que explicar mas sería caer en la redundancia :D.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, las conversaciones contigo, entre otras cosas, me ayudaron a ver cosas. Eso, y el comportamiento de buenxs dominantxs, que tienen muy claro este juego, que te acaban de aclarar dudas (y son la mayoría).

      Eliminar
  2. Y olé segunda parte. Me han gustado mucho tus reflexiones. Las subscribo excepto en la parte de que "ser sicopata sea cool". En mi entorno no lo observo. Y en que los dos post de la Mosca no me han gustado demasiado. Creo que hablando y hablando y hablando el mal trato queda al descubierto. Para eso estan lxs amigxs a los que les gusta hablar tambien de guarrerias.
    :)
    D. Azu

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias, D.Azu, viniendo de quién viene se aprecia más. En cuanto a lo del maltrato, es cierto, pero hay mucha gente que se mueve en solitario por estos mundos, sin amigos ni aliados (yo estuve así una buena época, sin apenas referentes "sanos") y ahí sí que se pueden dar abusos.

      Eliminar