MiEspacioSecreto, comunidad de fantasía y erotismo

26 feb. 2012

LOS AMOS TAMBIÉN LLORAN (más principios bedesemeros que dañan)






Pues empecé con el texto sobre ciertas convenciones que existen en el BDSM sobre qué es ser sumisa y cómo ha de comportarse, en mi post anterior, y ciertos abusos que van ya en cierto modo implicados en las palabras que usamos, y lo justo es que siga con falacias en torno a la figura del/la dominante, que pesan también y mucho, en contra de la libertad de ser como nos dé la gana.
1) En entornos de BDSM más "clásicos", pero también en pequeños círculos, me he encontrado muy, muy a menudo con la idea de que los amos no lloran, ni sangran si les pinchas. Parece exagerado, pero el sadismo se cultiva como un valor, y cuanto más duro, inflexible, poco dialogante se presente un dominante, más puede que goce de un cierto "halo". Son muchos los perfiles, o los primeros contactos, en que los dominantes se presentan como "duros pero justos" o con expresiones similares. Del mismo modo, que existe cierto menosprecio hacia dominantes que no disfrutan tanto experimentando con el dolor, sino con otras técnicas, como el control, la humillación mental, el uso de juguetes... y son considerados demasiado "blandos". No es algo que se acepte de forma muy abierta, pero creo que esta creencia sí está extendida hasta cierto punto. y muchos la hemos compartido, de forma más o menos automática, y sin pararnos a pensar.

2) Los dominantes no tienen límites: Este es otro de los dobles raseros con los que me he encontrado; es muy habitual que se traten y se respeten los límites de lxs sumisxs. No ocurre lo mismo con los de los amxs: No en la misma medida. Muchos son los que, al principio de una relación me han dicho que no deseaban hacer juegos con sangre o agujas, por ejemplo, ni con dolor extremo. Pero también tienen otros límites más personales o subjetivos, que creo no se respetan siempre: una dómina profesional me contó que no hace juegos de infantilización, porque no "lo siente", o recuerdo un caso personal, en el que un dominante no quería pegarme en la cara, "porque lo asociaba con maltrato".

3) Por último, y ya termino, está la idea de el sumisx es siempre una víctima: Una vez más, tenemos que diferenciar el juego y la realidad. Me he encontrado con sumisxs controladores, abusadores, capaces de perseguir, acosar, humillar y destruír a sus compañerxs de juegos (y en ocasiones también, sus parejas). Y luego envolverlo todo con un celofán de "¿¿¿quién yo???,¡¡¡ si soy yo la víctima, el/la humillado/a!!! y pasearse de esta guisa por todos los foros, virtuales o reales.

No, si al final va a resultar que somos, NI MÁS NI MENOS, como todxs los demás independientemente de nuestro/s rol/es, igual de generosxs, o de ruines, o de listxs o de tontxs. Igual de agresivxs o de tolerantes, o de conciliadores, o de inflexibles.

Las fotos son de Daniel Craig y Lawrence Fishburne, hechas por Sam Taylor-Wood. Más fotos de algunos de mis actores más fetiche llorando aquí.

3 comentarios:

  1. Me alegra verte volver a este rincón :)

    Veo necesidad de introspección y reflexión, revisión de límites y búsqueda de equilibrio. No te equivoques en pensar que esto te detiene. Al contrario: sienta las bases para la próxima carrera.

    Aparte de eso, interesantísimas reflexiones. Poner en duda lo obvio me parece la más sana de las reflexiones.

    Sigue volviendo así :)
    Mil besos.

    Ce.

    ResponderEliminar
  2. Muy bien planteado. Ahora me leo el de House. Pero este esta fenómeno. Thanks
    D. Azu

    ResponderEliminar
  3. Veo que te has aficionado a la "x". Que Bibiana Aido te lleve en su gloria.

    ResponderEliminar